Gallinas degolladas

La corrupción no es obligatoria.

-Robinson Jeffers, poeta

Cuenta mi abuela la manchega, con ese temperamento arrollador idiosincrásico de aquellas tierras, que cuando a un pollo le cortan la cabeza es capaz de seguir moviéndose por el corral a trompicones. Me viene al dedo para hablarles de estos pollos que nos (des)gobiernan. Me refiero a los Monago, Fabra, Rajoy, Mas, y demás, valga la cacofonía que me acabo de marcar. Esos que son capaces de poner el mundo al revés, de contradecirse o cambiar del mundo por mantenerse en el gobierno. ¿No me creen? Vamos por partes.

Cinco de noviembre de 2013, tras la anulación del ERE de RTVV por parte del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana, anuncia el cierre de la radio y televisión públicas. Alude, en el momento, la falta de presupuesto para mantener la emisiones. Otro gran alarde de liderazgo de Fabra. El cierre resultó más caro que mantener RTVV abierta. Un año más tarde, el 13 de noviembre de 2014, Alberto Fabra anuncia la intención de reabrir RTVV. Algo que no tiene nada que ver con la cercanía de las elecciones, ni con las encuestas que pronostican un trastazo enorme de su partido. Tampoco tiene nada que ver con que Alfonso Rus, presidente de la Diputación, que forma parte de un ala crítica con la capacidad de Fabra, tenga intención de crear una televisión privada. Insisto, no tiene nada, pero nada que ver con todo esto que ustedes, gente malpensada, creían. Y ahí sigue Alberto Fabra, rizando el rizo, contradiciéndose a sí mismo. Preparando las maletas…

Domingo, nueve de noviembre de 2014. Cataluña celebra una pseudo-consulta en la que participan 2.305.290 personas, algo más del 33% de quienes podían participar. Un 80,76% de las participantes vota a favor de la creación de un Estado catalán independiente de España. Hasta aquí, los datos. Entra en escena Artur Mas, presidente de la Generalitat Catalana, y habla de éxito democrático -que sí-, de participación -que no-. Hace tiempo que ya no recurre al mantra “España nos roba”, por recomendación de sus asesores. Parte de la ciudadanía aplaude a Mas su heroico desafío al Gobierno español. Ellos sí recurren al mencionado mantra del atraco a mano rojigualda, probablemente tengan razón, sin embargo, es llamativo que adulen al presidente de CiU, un partido con una inabarcable lista de corruptelas. En resumen, el partido que encabeza las quejas de los del “España nos roba”, es uno de los -presuntos- mayores ladrones de Cataluña.

Jueves, seis de noviembre de 2014. Salta el escándalo número 3.000 sobre las buenas gentes del Partido Popular y sus buenas formas. José Antonio Monago, presidente de Extremadura, habría gastado dinero público en viajes a Canarias por motivos privados -qué sutil, ¿eh?-. Monago comparece el viernes 7 para afirmar que nunca, lo que se dice nunca, ha pagado ningún viaje privado con dinero público. El sábado 8 confirma que devolverá el dinero de esos viajes. Los días 9, 10 y 14 se presenta de nuevo ante la prensa. “Cobro 3.500 euros netos al mes más los trienios […] Me pago mi luz, me pago mi casa” ha dicho en la rueda de prensa. Finalmente, no devolverá el dinero por considerar justificados los viajes por actos de partido.

Un extra para el cabreo: año 2008, se aprueba la construcción de la Plataforma Castor en la costa de Castellón. Castor iba a ser “un depósito estratégico con capacidad para albergar el gas natural equivalente al consumo total de España durante 17 días”, informa El País. Iba a ser, porque nunca llegó a serlo. Con las primeras inyecciones de gas, a modo de prueba, llegaron los más de 500 seísmos en la zona. El motivo era una falla no identificada hasta el momento. De momento, y hasta que no aparezcan informes favorables, la instalación se permanecerá clausurada. Incluso podrá ser desmantelada. En menos de un mes el Gobierno ha pagado la indemnización de 1.350,7 millones de euros a la empresa propiedad de Florentino Pérez.  Este pago “repercutirá en el recibo del gas de los consumidores durante los próximos 30 años”, añade El País. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estima que la ciudadanía pagará 4.731 millones de euros por el cierre de la plataforma. Y mientras, becas sin pagar, hospitales privatizados, recortes, tijeretazos… pero es que no hay dinero. Ya, claro.

Lo que les decía, los gobernantes corren como gallinas degolladas. Tambaleantes, desorientados, temerosos de perder ese poder que tanto les gusta, y tanto dinero les da.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s